17/08/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

Suman 35 embarazadas y recién paridas cubanas fallecidas por Covid-19 en 2021

El mes más mortífero para esta clase de pacientes fue julio último, pues en ese periodo fallecieron 23 gestantes, mientras que en lo que va de agosto han ocurrido seis defunciones de embarazadas víctimas del nuevo coronavirus.

La Habana, con 1.425, Matanzas (719), Santiago de Cuba (468) y Guantánamo (221), son las provincias donde mayor cantidad de embarazadas enfermaron hasta la fecha, mientras que Ciego de Ávila tuvo la mayor cantidad de casos que requirieron ser enviados a los servicios de atención al paciente grave.

En cambio, durante 2020 territorios como Mayabeque, Cienfuegos y Granma no reportaron gestantes o puérperas contagiadas, aseguró Cauza.

Según la funcionaria, la edad materna por encima de los 30 años, un tiempo de gestación superior a las 26 semanas, así como la obesidad, la hipertensión arterial y la diabetes son los principales factores de riesgo para estas pacientes, pues el embarazo «aumenta los riesgos de complicaciones por la Covid-19, pues existen condiciones que tienen de por sí las embarazadas que las hacen más vulnerables», aseguró.

Las autoridades llamaron a evitar que las mujeres en estas circunstancias lleguen a desarrollar cuadros de salud complicados, y presentaron el proceso de vacunación con los candidatos vacunales cubanos a las gestantes de la Isla como un paso de avance en ese proceso.

No obstante, las condiciones en que los contagiados y sospechosos en Cuba son tratados contradice esas intenciones. DIARIO DE CUBA publicó el testimonio de una embarazada de Holguín que fue recluida en un centro de aislamiento de esa ciudad oriental bajo una situación precaria.

«Me siento indignada. Ayer (sábado) me trajeron del Hospital Lenin para la Vocacional donde nos tienen a las embarazadas con Covid-19. No pude hacer otra cosa que ponerme a llorar», contó Yariagnis Cordero en Facebook.

«Me pusieron en el cuarto piso y los médicos en el primer piso, es decir, que la que se sienta mal tiene que bajar las escaleras hasta el primer piso, si es que llega. Me pusieron en una cama donde había otro positivo, sin siquiera fumigar o limpiar la cama, así tuve que dormir. Todavía no he podido bañarme porque no hay agua, un virus que requiere de tanta higiene y que no haya ni agua para lavarse las manos», narró Cordero.

La embarazada dijo que está «conviviendo con mosquitos, ranas, murciélagos y hasta un ratón me hizo la visita. Y eso es solo lo que he visto en menos de 24 horas y los testimonios que he escuchado de las que llevan varios días aquí, ni quiero imaginar lo que me falta por pasar».

Cordero aseguró que «la persona que decidió poner a las embarazadas en un lugar así, que se pare de su silla y pida la baja porque no está listo para ese puesto. Con tantos hoteles, casas de visitas, maternos…. que hay en Holguín escoger este inframundo para las embarazadas solo muestran una gran falta de sensibilidad y respeto ante un sector tan frágil de la sociedad».

«Y aún se atreven a amenazar a las que se quieren ir de aquí, como ya han hecho varias que se han ido porque no aguantan estas pésimas condiciones. Somos embarazadas, no perros callejeros», concluyó.

Source link