27/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

«¿Se puede ser más falta de respeto con el pueblo?»

La Casa de Cambios (CADECA) del Banco Central de Cuba respondió a los comentarios de la población isleña en una nota informativa donde intenta justificar en ocho puntos por qué no se podrán cambiar los CUC por dólares a los ciudadanos.

Esta semana CADECA informó que de manera inmediata suspendían el servicio de cambio de moneda de CUC a dólares en los aeropuertos internacionales de Cuba, «teniendo en cuenta la poca disponibilidad de divisas extranjeras en las Casas de Cambio».

El comunicado de CADECA indica lo siguiente:

1. ¿Si no entra suficiente turismo a Cuba, de donde saldría la divisa para que CADECA mantenga la venta de estas?

El país tendría que destinar recursos en detrimento de otros fines mucho más prioritarios e imprescindibles para el pueblo (salud, medicamentos, energéticos, alimentos, transporte, etc.).

2. ¿Cuántos y quienes viajan a otros países en medio de una pandemia?

La inmensa mayoría del pueblo es disciplinado, cumple las medidas de aislamiento, trabaja y lucha para desarrollar el país. No está viajando en beneficio personal.

3. Piensa alguien, que un servicio que le aporta ingresos a una entidad y por consiguiente le aporta utilidades que se distribuyen entre sus trabajadores, se elimina por deseo de alguien. Sería un suicidio. ¿no creen?

4. La nota publicada es clara. Explica la causa. ¿No se entiende o no se quiere entender? Si no entran divisas no salen divisas. En Cuba no se emite (imprimen) divisas, sólo se emite el CUP.

5. No es la venta de divisas la única transacción que utiliza la tasa de cambio del CUP frente al USD. Hay muchísimas más y mucho más importantes en la economía nacional.

6. Las divisas que entran por las ventas en tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC), tienen los destinos que se han explicado ampliamente en la prensa, ninguno de ellos es CADECA.

7. Como se expone en la nota, durante poco más de un año, se estuvo manteniendo el servicio de ventas de MLC, con restricciones, lo cual en las condiciones actuales es insostenible.

8. Estamos seguros, que cuando se restituya el turismo a Cuba y las condiciones lo permitan, CADECA volverá a vender divisas, acorde a la legislación vigente.

Para finalizar la Casa de Cambio sugiere a los cubanos, en letras altas, que «PENSEMOS Y TRABAJEMOS EN CUBA y que, además, PENSEMOS Y TRABAJEMOS PARA TODOS».

Las reacciones a esta nota por parte de la población cubana no se hicieron esperar. Una usuaria que se identifica como Elena Nazco Mora escribió: “Después de descarados, chusmas. ¿Se puede ser más falta de respeto con el pueblo? ¿Tiene el pueblo que cargar con la incapacidad administrativa y de toda índole del gobierno y las instituciones cancerberas cubanas? Dios se apiade de ustedes en el juicio final”.

Yanita Reynaldo Oms comenta: “Ah bueno:y cuando crees que nada te puede sorprender, llega este texto poco ético y burdo. En medio de esta situación tan precaria y caótica lo mínimo que pueden mostrar es empatía y respeto por un pueblo que ya no sabe ni cómo sostenerse”.

Y, más adelante el usuario Daniel Silva ironiza: “Queridos extranjeros vengan exactos o llévense los pesos cubanos de recuerdo para su país atentamente…. CADECA) me sangran los ojos con tanta mier..a, la mejor parte es la que dice destinar recursos a salud, transporte, medicamentos, alimentos, es que no tienen cara de verdad”.

El economista Elías Amor escribió en su blog CubaEconomía que el régimen ha puesto en marcha un sistema para drenar las divisas que entran en el país y evitar que contribuyan al crecimiento del trabajo por cuenta propia.

«El sistema ideado, de alto riesgo porque crea penosas desigualdades entre los cubanos, se basa en la creación de una red de tiendas que venderán productos necesarios de alimentación y aseo, pero en dólares. No se aceptará el billete verde como medio de pago, ya que no se quiere dolarizar la economía, sino que se debe pagar con tarjetas de débito atadas a cuentas bancarias en MLC previamente abiertas en una serie de bancos estatales. De ese modo, el régimen drena las remesas en cuanto entran al país», explica Amor.

«Los cubanos, que rechazan por sistema la operatoria bancaria por la experiencia de expropiaciones y «corralitos» del pasado, se ven obligados a abrir cuentas, solicitar la tarjeta para comprar detergente o pollo en las tiendas en MLC. Más tarde, se extendió este modelo a los insumos de los productores agropecuarios, viajes, estancias en hoteles, etc. Lo peor de todo es que quien tuvo esta idea para drenar las divisas que entran por las remesas familiares, no entendía que estaba creando una creciente demanda de dólares para transacciones que iba a alterar el cambio oficial. Y así ocurrió. Del 1×24 de la Tarea Ordenamiento, actualmente en los mercados informales, donde solo se consiguen dólares, ya se paga a 1×60″, destacó el economista.

Source link