22/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

Otero Alcántara sale del hospital después de un mes de reclusión forzada

Una nota informativa de la Dirección Provincial de Salud informó este lunes en la tarde que el equipo médico que atendía al artista Luis Manuel Otero Alcántara en el Calixto García, «ha decidido darle el alta hospitalaria en el día de hoy». La nota agrega que «durante la estadía hospitalaria su evolución ha sido favorable, con parámetros clínicos y de laboratorio que ya se encuentran todos dentro de rangos normales».

Además, precisa que desde hace varios días «se encuentra con dieta libre, que cumple con las necesidades nutricionales» y que esto le ha permitido «ganancia de peso y recuperación de los requerimientos energéticos».

La familia de Otero Alcántara estaba haciendo presión sobre el personal de salud para lograr este objetivo. El artista llevaba 29 días retenido en el centro hospitalario sin poder comunicarse con sus amigos y solo se le ha visto a través de videos manipulados, que difunde la Seguridad del Estado.

Fuentes familiares confirmaron a 14ymedio que las autoridades sanitarias del hospital habían comunicado que este lunes iban a dar el alta médica al artista. En un primer momento, la familia asumió que el pasado viernes Otero Alcántara iba a salir del centro médico, sin embargo «no fue así».

Desde hace varios días «se encuentra con dieta libre, que cumple con las necesidades nutricionales»

Los familiares fueron al Calixto, según cuentan, pero no le dieron el alta y los médicos informaron que sería este lunes. Además, aseguraron que el activista no iría de regreso a su casa en la calle Damas, en la barriada de San Isidro, en el municipio de La Habana Vieja.

«Le ponen un teléfono a Luisito y va a decir todo lo que pasó, va a denunciar todo y va a seguir plantado», declaró a 14ymedio Enix Berrio, que tiene una relación estrecha con Otero Alcántara.

Algunos miembros de la familia, asegura Berrio, están molestos con la actuación de la Seguridad del Estado y de las autoridades, que «han manipulado» la situación «a su antojo». «Las experiencias personales en un principio los llevó a creer que iban a ayudar a Luisito y que nosotros somos los malos, que lo queríamos llevar al infierno, pero la familia comprobó que el G2 es una sarta de manipuladores y que están afectando a Luisito», sentenció.

Otero Alcántara se declaró el pasado 25 de abril en huelga de hambre y sed para reclamar que se respetaran sus derechos, tras un mes de asedio policial a su vivienda. El activista exigía, además, la devolución de sus obras artísticas o una indemnización por las que fueron destruidas por la policía política.

Tras varios días en ayuno, la madrugada del pasado 2 de mayo fue sacado de su vivienda en contra de su voluntad y llevado al hospital Calixto García. Desde entonces no ha tenido comunicación con sus colegas del MSI y muy poca con su familia.

Además, un cerco policial vigilaba los alrededores del hospital habanero. Aunque en el momento de su ingreso las autoridades aseguraron que entraba por «inanición voluntaria referida», pocas horas después filtró los resultados de una analítica que supuestamente le correspondía y que describía un buen estado de salud, insinuando incluso que uno de los valores era elevado por alto consumo de carne.

En todo ese tiempo retenido en el Calixto García, la policía política ha publicado varios videos del artista, posiblemente filmados sin su consentimiento. En todo momento dijeron que estaba bien de salud, sin dar explicaciones sobre los motivos de su hospitalización.

El aparato propagandístico del Gobierno no ha cesado de hacer campaña para desacreditar a Otero Alcántara, acusándolo de recibir instrucciones y apoyo financiero desde el exterior

El aparato propagandístico del Gobierno no ha cesado de hacer campaña para desacreditar a Otero Alcántara, acusándolo de recibir instrucciones y apoyo financiero desde el exterior, mientras organizaciones internacionales han manifestado su preocupación por el secuestro del artista.

Amnistía Internacional lo declaró el 21 de mayo «preso de conciencia» e instó al gobernante Miguel Díaz-Canel a que lo pusiera en libertad «de forma inmediata e incondicional». También exigieron que debía recibir una atención médica de su elección, «visitas periódicas de sus familiares y amigos, no ser torturado ni sufrir ningún otro tipo de maltrato, y tener acceso a los abogados que elija».

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC) aseguró que está procesando «como represores violentos» a «aquellas personas que en el Calixto García están cooperando con la Seguridad del Estado en infligir daños temporales o irreversibles a Otero Alcántara». El director ejecutivo de la ONG, Juan Antonio Blanco, recordó que en el pasado, el régimen cubano ya hizo uso «de médicos y enfermeros corruptos para torturar con electroshocks, drogas y otras prácticas».

 

Source link