Patria y Vida

Noticias de Cuba y Mucho Más

Mi voto a favor del Proyecto

Ministerio de Justicia
Danos tu opinión
VotarGive it 1/5Give it 2/5Give it 3/5Give it 4/5Give it 5/5
Average: 3 (1 vote)

El Código de las Familias que será sometido a referendo popular en el próximo mes de septiembre, reafirma, como dijera el titular de Justicia, Oscar Silvera Martínez, el carácter humanista de la Revolución cubana.

 Esta norma, enrumbada a crear una sociedad más justa, es un Código donde están representados, de una u otra manera, todos los cubanos.

Y eso solo es posible porque el citado código está regido por principios inviolables como el de la igualdad,  la no discriminación y la pluralidad.

 Estos principios sustentan a las familias monogámicas o patriarcal, también a las llamadas ensambladas tan abundantes en Cuba  y a las extendidas, en las cuales conviven los abuelos, nietos y otros parientes.

No obstante y eso es de lo más positivo, cualquiera de las maneras de su composición, permite a todos los miembros de ellas idénticos derechos e iguales oportunidades.  

Otro de los principios que rigen la nueva norma es el de la responsabilidad individual y compartida, los de solidaridad, búsqueda de la felicidad, y el de favorabilidad. Cada uno de ellos tiene entre sus objetivos priorizar el bienestar familiar y la adopción de acciones más favorables para su desarrollo individual y colectivo.

Uno muy importante es el relacionado con el respeto dentro del ámbito familiar, que incluye a niños, parejas, ancianos. Ojo, tener en cuenta que con este principio no se busca tolerancia, sino la construcción, desde las relaciones interpersonales, de criterios de igualdad de oportunidad y derechos, lejos de la imposición y, sobre todo, en el interés superior de niños, niñas y adolescentes tal y como lo estipula la Convención sobre los Derechos del Niño de la cual Cuba es signataria.

Entre los tantos principios de este Código de las Familias, con el cual más me identifico es el del respeto a las voluntades y preferencias de adultos mayores y personas en situación de discapacidad.

 Tema sensible pero necesario porque promueve el derecho de cada quien a que se respete la voluntad individual y sus preferencias, por ejemplo,  al escoger parejera, seleccionar amistades, establecer relaciones.

 Cada uno de estos principios sustentados en el Código de las Familias constituye sin duda una fortaleza que blinda los derechos de cada uno de los ciudadanos a escoger su destino y aporta soluciones a las nuevas problemáticas  que puedan presentar las familias.

 Por todo ello mi voto será Si por el Código de las Familias.

Etiquetas
Código de las Familias

Fuente
Enrique Valdés

Añadir nuevo comentario

Source link