Patria y Vida

Noticias de Cuba y Mucho Más

“Me sale un hijo como este ser y lo desheredo”

La española Ana Hurtado, operadora política del régimen de La Habana, dijo este miércoles haciendo alusión a un opositor cubano gay residente en España que “me sale un hijo como este ser y lo desheredo”.

Los comentarios intolerantes de Hurtado fueron hechos como parte de un post en que la española se dedica a difamar a Lucio Enríquez Nodarse, un médico cubano residente en España, que se ha destacado en los últimos años por su activismo en favor de los derechos humanos en Cuba, y se ha convertido por esa razón en un blanco habitual de la española.

“A mí me sale un hijo como este ser y los desheredo, y no me ve más la cara. No sería la primera ni la última vez que pase. La sangre no es ninguna unión. Hay hijos y padres malos, la sangre no hace la gente buena”, dijo Hurtado en un comentario a su post.

Facebook / Ana Hurtado

Para sostener este argumento homofóbico, que se refiere a las relaciones de Enríquez con su madre, Hurtado había comenzado citando el discurso de Fidel Castro conocido “Palabras a los intelectuales”, pronunciado en 1961, y que se convirtió en el sustrato para la persecución de artistas homosexuales en la Cuba de las décadas del 60 y 70.

“Pues yo le puedo asegurar que fuera de la Revolución nada. Y como dijo Fidel en 1961 a los intelectuales: nada es nada. Yo fuera de la Revolución es nada. Si se oponen mis padres me quedo sin padres, si se oponen mis hijos me quedo sin hijos, si se opone mi esposo me quedo sin esposo”, comentó Hurtado.

La española no parece tener muy claro su conocimiento del dictador cubano, pues cita mal la conocida frase de Castro “dentro de la Revolución todo, contra la Revolución nada”, que ha determinado la política cultural excluyente del régimen cubano.

En el post que lanza acusaciones e intenta denigrar al médico cubano, Hurtado no se ahorra otros comentarios de implicaciones homofóbicas.

“No se separaron nunca de la mano, desde que salieron a Argentina. Ni para ir al baño parece”, dice refiriéndose a la pareja de Enríquez.

“Yo si fuera Frank, no estaría muy tranquila de ver al doctorcito baboseando sobre la bandera a otras personas en pleno crucero en el Mediterráneo”, comenta aludiendo a unas fotos de las vacaciones de Enríquez, que Hurtado había reproducido en su post, y donde el médico posaba junto a unos amigos con la bandera cubana.

Por su postura extremista y su capacidad para ofender a quienes no tienen su misma ideología, en los últimos meses Ana Hurtado se ha ganado el rechazo de los cubanos que no comulgan con el régimen de La Habana.

La española se dio a conocer a mediados de marzo luego de asistir como invitada a una Mesa Redonda en la que llamó “delincuentes” a los cubanos que en España se manifiestan contra el gobierno de Miguel Díaz-Canel.

Desde entonces, Hurtado no ha escatimado en ofensas públicas hacia cualquier persona que se manifieste contraria al Gobierno cubano. A finales de junio, calificó al cantante Pablo Milanés de “gusano y ruin”.

A inicios de julio, Hurtado fue abordada por un español en un supermercado de la cadena Lidl, en Barcelona, que le echó en cara defender a los “asesinos de Cuba” y la emplazó irse a vivir a la isla, ya que se vanagloria de ser comunista.

“Que venga la policía que este hombre me ha escupido y me ha pegado”, se quejó Hurtado en un video difundido en redes sociales, en los que llegó a amenazar al presunto agresor con impedirle su entrada en Cuba, comentario que deja entrever su poder entre la cúpula del régimen.

“Yo te he escupido, no te he pegado. Te he empujado”, admitió el español en medio de gritos enfurecidos de “gusano, gusano, gusano” de Hurtado y el intento de mediación del guardia de seguridad del supermercado.

Luego del incidente, el gobernante Miguel Díaz-Canel manifestó su apoyo a Ana Hurtado, quien afirmó haber sufrido una agresión física.

Nacida en 1986 en Andalucía, Ana Hurtado se presenta como antifascista y activista comunicacional en sus redes sociales, y dedica esos espacios virtuales a defender al régimen comunista de La Habana, así como a atacar a opositores y activistas de derechos humanos.

Source link