29/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

ganado1

Más de 41 mil reses murieron en Camagüey en 2020, la mayoría por desnutrición

Fuente: cibercuba

Más de 41 000 reses murieron en Camagüey en 2020, la mayoría por desnutrición, según la evaluación realizada en una reunión plenaria del Partido Comunista (PCC) sobre la situación de la ganadería en la provincia.

Las muertes por desnutrición produjeron el pasado año afectaciones económicas superiores a las provocadas por las víctimas del hurto y sacrificio, señaló el  periódico provincial Adelante. Este panorama, al que se añade la baja natalidad, provocó que la cabaña ganadera de la provincia se redujera en 5 mil 982 cabezas de ganado vacuno.

Como resultado de este descenso, los productores de la provincia tuvieron un déficit de 11 millones de litros de leche y se incumplió con las cantidades pactadas de producción de carne, aunque en este rubro el diario no ofreció cifras.

Añade el rotativo que el pleno del PCC analizó los “problemas objetivos y subjetivos” que hicieron incumplir en 2020 los planes de producción de leche y carne en el territorio, identificando “los problemas de manejo y genéticos y el déficit de agua y comida que vive hoy la ganadería camagüeyana”.

En la reunión se definió como una prioridad de trabajo el detener las muertes de reses. Para ello, en el debate se habló de “la necesidad de lograr una mayor influencia de las organizaciones de base del Partido para revertir la situación”, sin que explicara Adelante cómo influyen las estructuras partidistas en la alimentación y la salud del ganado.

Asimismo, se señaló la importancia de aumentar la inseminación artificial y la siembra de plantas proteicas y forrajeras para asegurar el alimento a los animales, entre otras actividades como “desterrar el paternalismo en los análisis de la actividad fundamental en los núcleos”.

 

“Si hay un renglón en el que hay potencialidades para crecer, sin incrementar importaciones, es en la ganadería. Es nuestra la responsabilidad de mantener a Camagüey como baluarte de la ganadería en Cuba”, reflexionó Ariel Santana Santiesteban, primer secretario del PCC en Camagüey.

La “ineludible responsabilidad de los cuadros, tanto administrativos como partidistas” surgió como conclusión de la reflexión de Santana, quien exhortó a “analizar críticamente el tema e implementar acciones para transformar esa realidad”.

Detrás de la jerga política-ideológica que analiza el fracaso de la producción pecuaria se esconde una realidad que Santana y Adelante evitan expresar numéricamente. Las más de 41 mil reses muertas por desnutrición suponen una afectación que el Partido y los medios oficialistas tratan mediante rodeos y eufemismos para no mostrar su verdadero impacto.

eniendo en cuenta que una vaca bien alimentada puede llegar a pesar entre 550 y 600 kilos y que, para la producción de carne, su rendimiento en canal varía del 58% al 60%, entonces, las más de 41 mil reses que murieron por desnutrición habrían producido más de 13 millones de kilos de carne.

ganado

De haberse evitado la muerte de estos animales y haberse aprovechado su carne, no como res adulta, sino como ternero, los cubanos habrían dispuesto en su alimentación de 6 millones y medio de kilos de carne de ternera, mucho más tierna, como su nombre indica.

Llevado el cálculo al terreno de la producción de leche, y tomando como media una producción diaria de 30 litros de leche por vaca, con las más de 41 mil cabezas perdidas por desnutrición se habría conseguido un abastecimiento diario de 1 millón 230 mil litros de leche.

El cálculo arroja entonces la terrible conclusión de que la ineficacia del modelo productivo de la ganadería camagüeyana (y por extensión, la cubana) produjo más de 41 mil muertes de reses. Solo con estas vacas, se podría haber garantizado (solo con las que murieron por desnutrición) más de medio litro de leche para los cerca de 1 millón 827 mil niños de 0 a 14 años que conforman la población cubana.

Dos vasos de leche diarios para los niños cubanos se podrían haber garantizado solo con la producción potencial de las más de 41 mil reses muertas por desnutrición en Camagüey. Son datos aproximativos y a vuelapluma, pero estaría bien que Santiesteban los anotara y tuviera en cuenta para el próximo pleno del Partido provincial.