20/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

La victoria y el futuro del campeón mundial David Osvary Morrell (VIDEOS NUEVOS)

No todos los días, ni todos los meses, y en ocasiones en años, tenemos la posibilidad de ver talentos puros en el deporte de los puños.

En las últimas 6 décadas vimos esos talentos desde sus inicios en los puños de Mohammad Ali, Wilfredo Gómez, Mike Tyson, Oscar de La Hoya, Carlos Monzón, Roberto Durán, Floyd Mayweather Jr, Ray “Sugar” Leonard, Julio César Chávez, Antonio Cervantes, Alexis Argüello, Ultiminio Ramos, Salvador Sánchez, y en la actualidad un púgil de la provincia cubana de Villa Clara, David Osvary Morrell.

Este domingo 27 de junio con lleno total en el Minneapolis Armory, en Minnesota, Morrell, de 23 años de edad, volvió a impresionar a los fanáticos presentes y a todos los televidentes que tuvieron la posibilidad de ver ese cartel a través del canal de televisión USA FOX.

Morrell logró un nocaut contundente a los 2.23 minutos del primer round ante el entonces invicto mexicano Mario Abel Cázares (12-1-5 KO). «No esperaba lograrlo tan rápido», dijo el gran pugilista a Radio Televisión Martí.

Morrell, rápido de piernas y manos, con técnica y esquiva impresionantes, mostró su talento innato.

Se mantuvo a distancia de el peleador de Culiacán, Sinaloa. A poco más de medio minuto para que concluyera el primer round, Morrell le llegó con una izquierda a Cázares, quien perdió un poco el equilibrio.

El púgil de Villa Clara, al percatarse de ese golpe, fue encina del mexicano. Con la derecha completamente baja, Morrell repitió el mismo golpe largo de izquierda al mentón de Mario Abel, quien se desplomó hacia atrás en la lona, torciéndose la rodilla en dirección muy incómoda.

Inmediatamente el referee Mark Nelson envió hacia la esquina blanca al cubano. Nelson comenzó a aplicarle el conteo de protección a Cázares. Al ver en malas condiciones al mexicano, le puso su mano izquierda por encima del hombro a Cázares para ayudarlo a sostenerse sentado en el cuadrilátero. Decretó el rápido KO.

«Estoy super contento…me emocioné mucho», manifestó Morrell a esta emisora el lunes en la tarde.

De esa forma Morrell (5-0-4 KO) se dio a conocer aún más a los televidentes. Con ese éxito conservó la faja en el peso súper mediano (168 libras) de la Asociación Mundial de Boxeo.

La prensa oficial en Cuba no lo reporta, pero su figura va en ascenso en el mundo del pugilismo profesional. En su trayectoria amateur destaca la nominación al “Mejor Boxeador” en el Campeonato Mundial Juvenil, realizado en el 2016 en Saint Petersburg, en Rusia.

En esa lid en Rusia el villaclareño se agenció el metal dorado en los 81 kilogramos (hasta 178 libras), además de coronarse monarca en múltiples eventos internacionales y el Campeonato Nacional de Cuba. A nivel amateur ganó 130 peleas y sólo perdió 2, algo realmente impresionante.

Sus metas son grandes. Le impulsa ayudar a su familia en la parte central de la mayor isla de las Antillas, y convertirse en uno de los mejores libra por libra a nivel global.

Está en un peso muy competitivo. El mexicano Saúl “El Canelo” Álvarez comanda esa división, que tiene, entre otros al británico Callun Smith, a los estadounidenses David Benavides y Caleb Plant, ambos invictos, así como al cubano de Matanzas William Scull (17-8-KO), actual monarca de la Organización Internacional de Boxeo.

Scull, al igual que el invicto súper pesado camagüeyano Lenier Peró Justiz, reside en la ciudad de Trelew, Chubut, Argentina.

Ya Morrell está en los anales del boxeo universal. El 8 de agosto del 2020, pese a la pandemia que azota el mundo, el cubano derrotó por decisión unánime en 12 rounds al guyanés residente en Nueva York, Lennox Allen. De esa forma se convirtió en apenas en el tercer peleador en toda la historia en conquistar un fajín universal en apenas tres pleitos celebrados.

Morrell igualó las hazañas del tailandés Saensak Muangsurin y el bicampeón olímpico ucraniano Vassyl Lomachenko (el púgil que le quitó el invicto a otro ganador de dos medallas de oro en Juegos Olímpicos, el cubano Guillermo Rigondeaux).

Morrell, quien inició residencia en un país centroamericano tras irse de Cuba, siempre piensa en su familia que vive en la isla. Su gran sueño, hay que reiterarlo, es ser campeón absoluto en los súper medianos, y uno de los mejores del mundo libra por libra.

Para lograr esas metas, Morrell debe seguir enfocado en su preparación, en los entrenamientos, y con esa disciplina que mantiene dentro y fuera del ring.

Con sólo conversar vía telefónica con el púgil de Villa Clara, uno se da cuenta de su inteligencia. Parece una persona madura, de muchos años.

Tiene grandes metas en su mente, en su corazón. Ese instinto de acabar rápido con sus rivales, esa pegada demoledora, con técnica, inteligencia y rapidez de piernas y manos, debe llevarlo muy pronto a ser uno de los púgiles predilectos de los fanáticos, de los televidentes en cualquier parte del mundo.

De lo que si estamos seguro es que nos quedan muchos años para ver y hablar de Morrell, ese talento que un día, desde muy pequeño en su terruño villaclareño, decidió ponerse los guantes, y sin ningún miedo, comenzar la carrera en ese viril deporte de los puños.

Esperemos que algún día ya Morrell se pueda codear con los grandes del boxeo profesional universal, y emular a figuras cubanas de la talla de Eligio “Kid Chocolate” Sardiñas, Luis Manuel Rodríguez, Erislandy Lara, Ultiminio Ramos, Kid Gavilán y José Legrá, entre otros.

Source link