27/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

Informe de EEUU sobre Libertad Religiosa denuncia las restricciones en Cuba

La Constitución de Cuba contiene disposiciones escritas para proteger la libertad religiosa y prohibiciones contra la discriminación por motivos religiosos, pero el gobierno no las respeta, indicó el Informe de Estados Unidos sobre la Religión en el Mundo 2020.

Según la organización de defensa de la libertad religiosa Christian Solidarity Worldwide (CSW) y líderes religiosos, el Partido Comunista de Cuba (PCC), a través de su Oficina de Asuntos Religiosos (OAR) y el Ministerio de Justicia, continuó controlando la mayoría de los aspectos religiosos de la vida cotidiana.

El informe anual de CSW concluyó que el gobierno «violó la libertad de religión o creencias de manera rutinaria y sistemática» mediante detenciones arbitrarias, acusaciones falsas, amenazas y hostigamiento de líderes religiosos y defensores de la libertad religiosa. El informe también señaló que durante la pandemia de COVID-19, el gobierno confiscó alimentos que algunos grupos religiosos tenían la intención de proporcionar a los necesitados, bloqueó la ayuda humanitaria en el extranjero y amenazó y acusó a los líderes religiosos por «propagar enfermedades».

El reporte 2020 del Departamento de Estado denuncia que hubo informes de que las autoridades continuaron sometiendo a los líderes de los Yorubas Libres de Cuba a detenciones arbitrarias, amenazas y hostigamiento verbal. Los defensores de los medios de comunicación y la libertad religiosa informaron que el gobierno continuó restringiendo el derecho de los presos a practicar la religión libremente, limitar o bloquear los viajes nacionales e internacionales, y hostigar y detener a miembros de grupos religiosos que abogan por una mayor libertad religiosa y política, incluida la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler Fernández y el pastor de la Iglesia Apostólica, Alain Toledano.

CSW informó de 203 casos documentados de violaciones a la libertad de religión, en comparación con 260 en 2019, atribuyendo la disminución a la decisión de las Damas de Blanco de detener su asistencia semanal a la misa católica durante siete meses en medio de la pandemia.

El 30 de octubre, agentes de Seguridad del Estado rodearon una iglesia afiliada a Toledano en Santiago de Cuba y la destruyeron; las autoridades arrestaron a Toledano mientras transmitía la destrucción en Facebook. Según los medios de comunicación, la prensa, las autoridades detuvieron temporalmente al líder apostólico Yilber Durand Domínguez y al artista cristiano José Acebo Hidalgo cuando se resistieron a permitir que los funcionarios del gobierno ingresaran a sus hogares durante la cuarentena del COVID-19.

En marzo, las autoridades liberaron a la defensora de la educación en el hogar, Ayda Exposito, luego de que cumpliera una condena por «otros actos contra el desarrollo normal de un menor». Su esposo, el reverendo Ramón Rigal, fue liberado en julio.

Los medios independientes informaron que las autoridades amenazaron con negar a la pareja la custodia de sus hijos si reanudaban la educación en el hogar. Según los grupos religiosos, la OAR y el Ministerio de Justicia continuaron negando el registro oficial a ciertos grupos, incluidas varias iglesias apostólicas, o no respondieron a solicitudes pendientes desde hace mucho tiempo, como las de los testigos de Jehová y la Iglesia de Jesucristo de los últimos tiempos.

En abril, una mujer convertida al Islam dijo a los medios de comunicación que dejó de usar hiyab después de que su lugar de trabajo administrado por el gobierno le prohibieran usarlo. En enero, un miembro de la comunidad judía en Nuevitas, municipio de Camagüey, dijo que un fiscal estatal local lo obligó a firmar un documento reconociendo que si sus hijos iban a la escuela con kipá, él y su esposa serían arrestados y acusados de «actos contra el desarrollo normal de un menor «, con una posible pena de prisión de un año.

Según CSW, muchos líderes religiosos continuaron practicando la autocensura debido a la vigilancia gubernamental y la infiltración de grupos religiosos. Una coalición de iglesias protestantes evangélicas, iglesias apostólicas y la Iglesia Católica Romana continuó presionando para lograr cambios legales, incluida la facilitación del registro de grupos religiosos, la propiedad de la propiedad de la iglesia y la construcción de una nueva iglesia.

A diferencia de años anteriores, la Comunidad de Sant’Egidio, reconocida por la Iglesia Católica como una «Asociación laica pública de la Iglesia», no pudo realizar una reunión interreligiosa debido a las restricciones de COVID-19. Sin embargo, algunos grupos y organizaciones religiosas, como la organización benéfica católica Cáritas, continuaron recolectando y distribuyendo artículos de socorro, brindando asistencia humanitaria a las personas independientemente de sus creencias religiosas.

Debido a la falta de capacidad de respuesta del gobierno, los funcionarios de la embajada de EE.UU. no se reunieron ni entablaron contacto con la OAR durante el año. Los funcionarios de la embajada se reunieron regularmente, tanto en persona como virtualmente, con una variedad de grupos religiosos, incluidos protestantes, judíos, testigos de Jehová, musulmanes y católicos, para hablar sobre el estado de la libertad religiosa y las actividades políticas relacionadas con las creencias de los grupos religiosos.

En declaraciones públicas y en las redes sociales, los funcionarios del gobierno de EE.UU., incluido el Secretario de Estado, continuaron pidiendo al gobierno que respete las libertades fundamentales de sus ciudadanos, incluida la libertad de religión.

El 5 de octubre, el secretario declaró: «Una gran parte de la humanidad vive en países donde la libertad religiosa está restringida, desde lugares como Cuba y más allá». Los funcionarios de la embajada se mantuvieron en estrecho contacto con los grupos religiosos, incluida la facilitación de reuniones entre las delegaciones de la sociedad civil visitantes y los grupos religiosos en el país.

El 2 de diciembre de 2020, en el marco de la Ley de Libertad Religiosa Internacional de 1998, el Secretario de Estado volvió a colocar a Cuba en la Lista de Vigilancia Especial por haber participado o tolerado graves violaciones de la libertad religiosa.

«Hemos producido este documento cada año durante 23 años. Ofrece una revisión exhaustiva del estado de la libertad religiosa en casi 200 países y territorios de todo el mundo, y refleja el esfuerzo colectivo de literalmente cientos de diplomáticos estadounidenses en todo el mundo y de nuestra Oficina para Asuntos de Libertad Religiosa Internacional aquí en Washington, dirigida por Dan Nadel», dijo este miércoles el secretario de Estado Antony Blinken.

«La libertad religiosa es un derecho humano; de hecho, va en la esencia de lo que significa ser humano: pensar libremente, seguir nuestra conciencia, cambiar nuestras creencias si nuestras emociones y mentes nos llevan a ello, expresar esas creencias en público y en privado. Esta libertad está consagrada en la Declaración Universal de Derechos Humanos. También forma parte de la Primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos. El compromiso de nuestro país con la defensa de la libertad de culto y creencias se remonta a siglos atrás. Continúa hoy en día», subrayó Blinken.

Source link