23/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

«¿Es un paciente, o un preso político?»

Por qué sigue hospitalizado e incomunicado uno de los disidentes más rebeldes de Cuba, se pregunta CNN, lo mismo que amistades, activistas, artistas y opositores que no se explican el internamiento obligatorio por más de 10 días del artista y activista Luis Manuel Otero Alcántara, en el Hospital Calixto García de La Habana.

«No está claro qué tratamiento recibe, si es que recibe alguno», asegura CNN, que presenta al líder del Movimiento San Isidro como «un millennial afrocubano que vive en una zona degradada de La Habana Vieja a la que los turistas rara vez se aventuran, no encaja en la imagen tradicional de un militante anticastrista que lucha por devolver a la isla a los días anteriores a la revolución. Y es especialmente hábil a la hora de aprovechar los obstáculos que le ponen los funcionarios de Cuba como una forma de arte escénica que genera más atención para su movimiento».

Mientras, el Movimiento San Isidro denunció en Facebook que otro activista, Mario Alberto Hernández Leyva, fue multado el martes, 11 de mayo, por intentar acceder al hospital Calixto García para interesarse por el estado de salud de Otero Alcántara.

«Si Luis Manuel Otero está internado bajo su voluntad y como un paciente común, como justifica el Tribunal, ¿por qué el líder de #MSI no tiene acceso a su teléfono?, ¿por qué cada persona que ha intentado verlo ha terminado multado o detenida?, ¿por qué tales medidas solo son aplicadas a él y a sus visitantes, y no ocurre igual con otros pacientes? ¿Qué está sucediendo con Luis Manuel Otero? ¿Es un paciente, como afirman las autoridades sanitarias subordinadas a la Seguridad del Estado, o es un preso político?», se cuestionó el movimiento.

El abogado cubano René Gómez Manzano dice que desde el 2 de mayo el artista «se convirtió en huésped involuntario de los castristas, quienes no han vacilado en transformar la sala hospitalaria en la que se encuentra en una especie de centro de reclusión«.

En una nota informativa divulgada por el oficialismo se aseguraba: “En horas del amanecer del día 2 de mayo, 2021, se recibe en el Centro de Urgencias del Hospital Universitario ´General Calixto García´ al ciudadano Luis Manuel Otero Alcántara con un diagnóstico de inanición voluntaria referida» y agrega que arribó en transporte sanitario, en estado consciente y deambulando sin dificultad y que que tras un examen físico de rigor, no se constataron en el artista “signos de desnutrición” pues presentaba “parámetros clínicos y bioquímicos normales”.

«Si el joven activista no está privado de libertad, ¿entonces por qué no le permiten salir del hospital y dirigirse adonde le dé su real gana! Las informaciones que ofrece el régimen despiertan un número de incertidumbres mayor que el de las respuestas que pretenden contener. Otero se encuentra “asintomático”, anuncian. ¿Pero de qué enfermedad se trataría! ¿De la COVID-19! Esa es la dolencia con respecto a la cual suele usarse ahora ese adjetivo. ¡Pero acaso no dijeron que le habían practicado un PCR que resultó negativo? Estaría alimentándose “voluntariamente”, aseguran. ¡Pero, entonces, ¿por qué no lo filman mientras devora (sin nasobuco, claro, que de otro modo no podría) un plato repleto de comida!? Esto en vez de tomarlo de espaldas mientras —supuestamente— deambula por un patio del hospital al tiempo que un presunto médico hace ademanes más apropiados para un guía de turismo que para un facultativo», escribe Gómez Manzano en Cubanet.

«Todo este sainete grotesco se escenifica en medio de una situación en que sus amigos del Movimiento San Isidro (MSI) se quejan de tener “muy poca información sobre el estado de salud, físico y psicológico” de su líder. Sus compañeros señalan algo obvio: la hospitalización no debe impedir las visitas de conocidos, como tampoco el uso del teléfono celular por parte del paciente. Hasta el momento, sólo permiten el acceso de familiares cercanos, quienes guardan silencio sobre lo que han visto. ¿Habrán sido amenazados?», reflexiona el abogado.

«¿Qué se sabe de Luis Manuel Otero Alcántara,detenido político en un hospital de La Habana?» se pregunta también Angel Moya, exprisionero político del Grupo de los 75, quien recuerda que el hospital se encuentra militarizado para detener a todo el que intente verlo o interesarse por él, como ya ha ocurrido con varios opositores.

«Lo único que se sabe del patriota Luis Manuel Otero Alcántara es lo que convenientemente los represores de la Seguridad del Estado publican en perfiles (falsos) creados en las redes sociales», denuncia Moya.

Source link