05/08/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

El «Maleconazo» no se compara con el impacto de las protestas del 11J, señalan periodistas cubanos

Las protestas contra el gobierno del 5 de agosto de 1994, aunque se toman como un referente de estallido popular, no se comparan con las manifestaciones masivas del pasado 11 de julio, dijeron desde la isla a Radio Martí periodistas cubanos.

El 5 de agosto de 1994 que quedó en la historia de Cuba como el “Maleconazo”, fueron cientos de personas protestando contra el gobierno en el Malecón de La Habana; el 11 de julio de 2021 fueron miles protestando en toda Cuba y pidiendo cambios (…). Es la primera gran diferencia cuando se comparan ambas manifestaciones populares, señaló desde La Habana el periodista Reinaldo Escobar.

«Las diferencias son enormes porque las personas que estaba manifestándose el 11 de julio eran personas que no estaban tratando de buscar una salida para abandonar el país. Eran personas que estaban tratando de cambiar el país. Eran personas que estaban pidiendo libertad, gritando ¡No tenemos miedo!, gritando ¡Patria vida!», subrayó.

El 5 de agosto de 1994, en pleno periodo especial, cientos de cubanos fueron hasta una zona del puerto de La Habana con la idea de salir del país. Había rumores de la existencia de embarcaciones que estaban atracadas en ese lugar. Cuando la policía los dispersó hubo una fuerte reacción y comenzaron las protestas con gritos de “¡Abajo Fidel!, ¡abajo la dictadura!”.

«Ese 5 de agosto la gente se movilizó para emigrar de Cuba, y también recordemos que ese fue uno de los años duros del llamado período especial, de aquella crisis después de la caída del imperio soviético socialista en Europa del Este. Hay una diferencia muy grande. El 11 de julio de 2021 fueron movilizaciones espontáneas masivas y, además, en todo el territorio nacional. Yo creo que eso sí marca protesta, rebeldía y una rebelión contra la dictadura, porque, básicamente, hubo grandes reclamos políticos», opinó.

Celaya afirma que ambas fechas tienen un común denominador: el descontento popular. En 1994 por el periodo especial, ahora por la crisis económica, sanitaria y humanitaria. Sin embargo, hay diferencias en la sociedad cubana de ambas fechas, dijo.

Las generaciones de cubanos que protestaron el 11 de julio, senaló, «no tienen absolutamente ningún compromiso con la llamada revolución, hace mucho tiempo muerta, este cadáver insepulto que siguen sacudiendo todavía os medios oficiales, y esa es otra gran diferencia. Estas nuevas generaciones quieren una Cuba democrática, quieren una Cuba diferente, quieren tener aspiraciones, quieren tener sueños».

Las protestas populares del pasado 11 de julio alcanzaron al menos 40 ciudades en toda Cuba, según reportes de medios independientes y organizaciones opositoras.

Source link