23/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

El Gobierno cubano elimina el monopolio de Correos

El Gobierno cubano ha autorizado por primera vez en décadas las licencias para servicios postales privados en operaciones suplementarias, como «la mensajería rápida, los envíos postales de más de 20 kilos y el comercio electrónico».

Se reserva el Estado, eso sí, el control de los servicios básicos, que seguirá prestando Correos Cuba como operador exclusivo, «a precios asequibles, sin subsidio y sin interés recaudatorio, de forma permanente y con calidad establecida, y que solo presta esta institución».

La nueva norma está recogida en el decreto-ley de Servicios Postales publicado este martes en la Gaceta Oficial, que también recoge las «indemnizaciones por la pérdida, avería o expoliación de envíos postales».

Las licencias de los nuevos operadores privados costarán 500 pesos y tendrán una duración de dos años prorrogables hasta diez

Las licencias de los nuevos operadores privados costarán 500 pesos y tendrán una duración de dos años prorrogables hasta diez; pueden modificarse por 100 pesos y están reguladas y supervisadas por el Ministerio de Comunicaciones.

El decreto-ley regula también el control aduanero de los envíos postales y la seguridad que deben cumplir los operadores de servicios autorizados en el país. Entre ellos está previsto que se examine el correo «mediante técnicas y equipos especializados», se mantenga un rastreo y control desde la recepción al transporte, exista un sistema que atienda los incidentes y se cuente con la logística necesaria.

Los cambios están motivados, según la norma, para asegurar «la calidad, continuidad, regularidad, responsabilidad y seguridad de los envíos postales».

Pendientes de un paquete que llegue por Correo viven miles de familias a lo largo de la Isla que reciben por esta vía desde medicamentos hasta cuadritos concentrados para hacer sopa.

La paquetería es uno de los soportes principales para llegar a fin de mes en las casas que tienen algún pariente en el extranjero, pero también es la fuente de más de un dolor de cabeza. Llamar constantemente a la oficina de Correos, vigilar al cartero cada mañana para preguntar si hay algo a nombre del ansioso destinatario, reclamar la rotura de una caja con regalos o abrir un sobre para solo encontrar las etiquetas de lo enviado son algunas de las peripecias que enfrenta el cubano con el servicio postal.

Y es que si algo caracteriza a Correos es su lentitud y su ineficiencia.

Habrá, eso sí, diferencias en el período de reclamación, que llega a los seis meses para los servicios básicos y los dos para los que no lo sean

La nueva norma pretende además reconocer los deberes y derechos de los usuarios y operadores postales; se regula el procedimiento para las emisiones postales y se aprueban las dimensiones para los envíos de correspondencia, las encomiendas postales y el valor del monto de los giros nacionales.

Wilfredo López Rodríguez, directivo de la entidad, dijo a Granma que las reclamaciones por extravíos y retrasos de los remitentes, ya sea al servicio postal básico o al que no lo es, comienzan a cursar al día siguiente de la admisión del envío, y deberán realizarse de la manera que haya habilitado cada operador, público o privado.

Habrá, eso sí, diferencias en el período de reclamación, que llega a los seis meses para los servicios básicos y los dos para los que no lo sean. El operador deberá indemnizar en los 30 días posteriores a la resolución de la queja.

«Los montos que, por concepto de indemnización, pagan los operadores postales a personas naturales o jurídicas por la pérdida, avería o expoliación de envíos postales, contemplan tanto a los nacionales como a los internacionales», explicó.

Source link