21/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

EEUU lanza duro mensaje sobre explotación a médicos cubanos

«En 2020, el Gobierno aprovechó la pandemia aumentando el número y el tamaño de las misiones médicas y se negó a mejorar la transparencia del programa o a abordar las violaciones laborales y los delitos de trata, a pesar de las persistentes acusaciones de observadores, ex participantes y Gobiernos extranjeros», ahonda el documento.

Como ha ocurrido en el pasado, el régimen de Miguel Díaz-Canel y los descendientes de los hermanos Castro confiscan los pasaportes de los médicos, se quedan con más del 75 por ciento de los salarios que pagan los países por los galenos y castigan con hasta ocho años sin regresar a la isla a quienes decidan escapar.

El Departamento de Estado ha recomendado a Cuba que garantice que los «programas estatales de exportación de mano de obra, como las misiones médicas en el extranjero, cumplan con las normas laborales internacionales». También pidió que se investiguen y enjuicien las alegaciones de tráfico sexual y trabajo forzoso; así como «redactar y promulgar una ley integral contra la trata».

«Las autoridades no informaron haber identificado a ninguna víctima de trata en 2020, en comparación con 25 en 2018, 24 en 2017, 27 en 2016 y 11 en 2015. (…) Ni el Gobierno ni las ONG organizadas por el Gobierno operaban refugios ni brindaban servicios específicamente para hombres adultos o víctimas LGBTQI+”, asegura el informe.

Cuba gana entre $6,000 y $10,000 millones anuales por los servicios profesionales que brinda al extrajero. El gobierno de Estados Unidos recordó que, sin embargo, la isla paga a sus médicos entre $55 y $100 al mes.

El régimen cubano responde

El gobierno de la isla respondió a través de Twitter a la publicación del informe.

“Las acusaciones del Secretario de Estado [Anthony] Bliken contra Cuba en materia de trata de personas son deshonestas y ofenden al personal cubano de la salud”, dijo el canciller del régimen Bruno Rodríguez.

“Repiten sin pudor las mentiras fabricadas durante el gobierno de [Donald] Trump para justificar la agresión. Muestra de la corrupción política”, agregó.

Por su parte Johana Tablada de la Torre, la subdirectora para Estados Unidos de la cancillería cubana dijo que el gobierno de Biden “vuelve a ceder” ante las presiones de los senadores cubanoamericanos Bob Menéndez y Marco Rubio, a quien la vocera del régimen calificó como “herederos de la dictadura” de Fulgencio Batista.

Tablada, quien trabaja para un gobierno de facto designado a dedo por el dictador Raúl Castro, dijo que Rubio y Menéndez -elegidos democráticamente- no representaban al pueblo estadounidense ni al cubano.

Sígueme en Twitter y Facebook: @MarioJPenton.

Source link