31/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

Diplomático de Cuba en Bogotá, Omar Rafael García Lazo, un represor de exportación

Sin la autorización del Centro Estatal de Calidad de Medicamentos (Cecmed), la capital cubana dará inicio este miércoles a un proceso extensivo de vacunación contra el COVID-19 que las autoridades han llamado “estudio de intervención».

Las vacunas Abdala y Soberana 02, de producción nacional, se aplicarán a más de 1.7 millones de residentes de La Habana, así lo anunció el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, durante su participación, el pasado viernes, en el espacio de la televisión estatal «Mesa Redonda».

La variante sudafricana del COVID-19 es responsable del 80% de los muertos por el virus en La Habana, donde preocupa el aumento del índice de contagios y la mortalidad, reconoció el funcionario.

Mientras tanto, cubanos residentes en la isla señalan que en medio de la pandemia sigue el desabastecimiento, continúan las multas y los procesos judiciales por el delito de propagación de epidemias, así como el secretismo oficial con el aumento de los casos de coronavirus en las prisiones.

El biólogo Oscar Casanellas opina que sería más factible para el gobierno firmar el programa Covax, auspiciado por Naciones Unidas, que le está permitiendo a naciones pobres y sin recursos recibir gratuitamente las vacunas ya certificadas para combatir la pandemia.

“Eso es lo que Cuba debería hacer, y eso es independientemente de que sigan desarrollando los candidatos vacunales, que no tenemos seguridad todavía si se pueden aprobar o no, porque todavía no se conocen los datos de eficacia y los datos de si generan efectos secundarios graves” concluyó el científico.

En el municipio de Mariano, en la capital, los residentes están preocupados con el inicio de la vacunación experimental, cuenta el periodista independiente Enrique Díaz.

“Hay temor, en el barrio las personas están alarmadas, porque no confían en la efectividad de la vacuna, pero estamos con las manos atadas”, aseguró el comunicador.

La provincia de Mayabeque, que cerró el acceso y salida del territorio el pasado miércoles, sufre un marcado desabastecimiento de productos básicos y, ante la crisis, el matrimonio compuesto por Enmanuel Hernández y Mailén Nogueiras fue detenido por salir a la calle en busca de alimentos para su niño. Ambos están bajo fianza y ahora enfrentan un posible proceso judicial.

“Me pusieron una fianza de 1,000 pesos, por desacato a la autoridad, comentó Enmanuel. «Me ponen 200 pesos de fianza por desorden público y desacato y ahora veremos a ver qué pasa”, dijo su esposa Mailén.

Desde Güira de Melena, en la provincia de Artemisa, el periodista independiente Jorge Bello alerta que las autoridades siguen ocultando lo que está ocurriendo en las prisiones del territorio con los casos de COVID-19.

“Tengo información de decesos en las prisiones por COVID-19 y no lo están informando en los reportes diarios del MINSAP”, aseguró Bello.

En los Arabos, en Matanzas, siguen aislados, reporta Alberto Corzo, director del Instituto Cubano de Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP).

“Continuamos con una crisis alimentaria muy grande y las autoridades son incapaces de resolver esta situación”, comentó el periodista.

Olainis Tejeda expresa que la falta de alimentos es crítica en Nuevitas, provincia de Camagüey. “Lo único que usted encuentra es la palabra hambre y desesperación. Más de la mitad de personas en el pueblo pasan el día con la ración de pan que venden por la canasta básica”, afirmó.

Y desde la ciudad de Santiago de Cuba, el activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), Ovidio Martín Castellanos, cuenta que son muchos los barrios cerrados y desabastecidos, mientras los contagios van en aumento.

“Recibimos la información que en el combinado de Guantánamo están saliendo nuevamente casos, y también en la prisión de Boniato, aquí en Santiago”, señaló el opositor.

Otros 9 muertos y 1,116 nuevos contagios

El Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP), reportó este lunes 1,116 nuevos casos de COVID-19 y otros 9 fallecidos a causa de la enfermedad, para un total de 117,097 el total de contagios y 741 muertos desde el inicio de la pandemia en la isla.

Según los datos oficiales, permanecen hospitalizados 23,864 pacientes, de los cuales una cifra récord de 5,988 son casos activos confirmados, 3,323 tenían síntomas sospechosos y el resto está en vigilancia epidemiológica.

La Habana continúa siendo la provincia más afectada, con 581 casos nuevos, seguida por Holguín, con 92, y luego Matanzas, con 61, Camagüey, con 59, Santiago de Cuba, con 58 y Sancti Spíritus, con 55 contagiados.

Source link