25/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

Decenas de cubanos gritan «patria y vida» en una calle de La Habana

La calle pierde poco a poco el miedo. En la noche de este jueves, en el barrio de Jesús María de La Habana Vieja, un grupo de personas estallaron al grito de «patria y vida» en apoyo a Luis Manuel Otero Alcántara, que cumple ya 26 días hospitalizado contra su voluntad en el Hospital Calixto García.

El suceso, documentado por algunos vídeos que circulan en redes sociales, ocurrió en torno a las 11 de la noche en la calle Suárez, en la cuadra formada con las calles Gloria y Factoría, cerca de la Estación Central de Ferrocarriles. Según fuentes de 14ymedio, varios agentes se aproximaron y los manifestantes se refugiaron en viviendas cercanas gritando: «Abajo Diaz- Canel», «Patria y vida», «Abajo el comunismo» o «Vengan a hacer la cola en la isla de Cuba». Cuando la policía se fue, volvieron a salir a la calle cantando y coreando la ya popular canción Patria y Vida.

Según el testimonio, una vecina gritó: «Libertad para Luis Manuel» y pidió un aplauso que varios vecinos del barrio concedieron en apoyo al opositor.

Otro testimonio asegura que la emoción vivida era grande, por ver varias cuadras de personas demandando al Gobierno que elimine tiendas en moneda libremente convertible y, aunque pasaron varias patrullas, las autoridades no intervinieron.

La curadora de arte Anamely Ramos, miembro del Movimiento San Isidro, compartió uno de los vídeos que circulan del momento (y cuya autora ha pedido expresamente que no sea difundido por los medios) y ha destacado la mezcla de sensaciones que le produce ver la protesta y el hastío del pueblo cubano.

«Por un lado atemorizan, sabes a lo que se arriesga cualquiera que grite o hable en Cuba, ahorita hasta respirar será un delito. Por otro lado provoca una alergia nerviosa, parecida a la que sientes cuando sabes que alguien te hará un regalo y no sabes cuál es, es el nervio que te desata la esperanza incipiente, que no sabes si llegará a algún lugar. Pero bueno, algo se mueve, algo grita, algo respira en el país de la asfixia».

La curadora también habla de la emoción que, en última instancia, la embarga al constatar que quien no tiene nada que perder, también pierde el miedo.

Ramos reprocha a Díaz-Canel que ignore todo sobre el pueblo y la gente que grita, aunque considera al mandatario también preso «como esos policías que se vieron indefensos en esa esquina, no porque no pudieran usar la violencia, sino porque el no tener nada que perder que vieron en los rostros y las voces de esos cubanos, les recordó seguro que ellos tampoco tienen nada y que son carne de cañón».

La artista reclama finalmente la libertad de los presos de la calle Obispo, detenidos el pasado 30 de abril por apoyar a Otero Alcántara, y los vinculados al Movimiento San Isidro y el 27N. Esta petición refleja un sentir que está ganando fuerza en la calle, en medio de la escasez y de la inconformidad por la proliferación de las tiendas en dólares para conseguir lo básico.

 

Source link