16/04/2022

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

Cuba se queda sin papel para la libreta de racionamiento

Cuba se ha quedado sin papel sin papel para imprimir las libretas del mercado racionado 2022. Existen «atrasos en la importación de la materia prima para la impresión», según se argumentó en una publicación del Ministerio del Comercio Interior. Lo que retrasó la «confección y distribución» del documento, imprescindible para comprar la canasta básica subsidiada.

Hasta restablecerse la emisión de las nuevas libretas, se lee en el breve comunicado, en las provincias occidentales y centrales se usará la de 2021. Y para evitar confusiones, «se procederá a tachar los productos adquiridos» antes de realizar las anotaciones de los productos en «los renglones disponibles en las hojas de enero y febrero» del 2022.

Se precisará «en las anotaciones el número 22, para significar el año al que corresponden, después el producto, la cantidad a despachar y la fecha de la compra» y que la entrega de las nuevas libretas «no debe exceder del 30 de enero de 2022».

Ante la falta de detalles más precisos, Roberto se cuestionó: «En el caso de la leche y el pan, ¿cómo se anotará?, si eso es diario y las casillas que corresponden están llenas».

La información se replicó el viernes pasado en el muro de Facebook del Gobierno de la provincia de Camagüey, donde los usuarios mostraron su molestia. «Cómo está la cosa y como pinta para el futuro, creo que con el espacio que ha sobrado del 2021, pueden usar la misma libreta hasta el 2025 y así ahorran papel importado. Que mojón de sistema caballero», señaló Ulises González.

«Ya ni para la delgada libreta alcanza el dinero», lamentó Yurito Mestre, «¿qué le espera al abastecimiento?»

«Ya ni para la delgada libreta alcanza el dinero», lamentó Yurito Mestre, «¿qué le espera al abastecimiento?». Mientras, Gloria María, expuso: «Para lo que dan, mejor sería que la quitaran».

«No hay papel para las cartillas de racionamiento, pero ¿sí hay dinero para importar coches de alta gama?», comentó, Yoaen, originario de Sancti Spíritus.

En la provincia de Artemisa, donde también se hizo saber sobre la medida, hubo reacciones. «Díos, ni papel para la libreta de abastecimiento tenemos», escribió Elisabet Veloz. «Algo tan simple como eso, qué decir de los alimentos para este 2022».

Implementado en 1962, el mercado racionado ha marcado la vida de varias generaciones de cubanos. Aunque con el paso de los años la variedad y cantidad de los productos que se ofertan ha ido decreciendo significativamente, el Estado gasta más de 1.000 millones de pesos al año en subvenciones a estos alimentos que apenas alcanzan para un tercio del mes.

Durante los debates públicos sobre los Lineamientos de la Política Económica y Social impulsados por el Partido Comunista, en 2010 y 2011, la posible eliminación de la libreta de abastecimiento fue el tema que provocó más comentarios y temores en la población. Entonces, parecía inminente su fin pero la crisis económica y la pandemia reforzaron su presencia.

La libreta se volvió imprescindible para comprar, incluso, en las tiendas de venta liberada y ahora es de obligatoria presentación para adquirir productos como el pollo congelado, el aceite vegetal y otros alimentos básicos en los mercados en pesos cubanos que funcionan en paralelo al mercado racionado.

 

Source link