28/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

¿Cuándo un productor puede matar una res en Cuba?

 

Por estos días se celebran varios seminarios de capacitación a los productores, relacionados con las nuevas medidas adoptadas por el gobierno cubano para incentivar la producción agropecuaria.

Desde Sancti Spíritus, el ministro de la Agricultura en Cuba, Ydael Pérez Brito, resaltó la importancia que tiene “cumplir los contratos para el encargo estatal para luego vender carne, leche y sus derivados, y que las nuevas facultades comerciales estimulen el crecimiento de la masa vacuna”.

Según una nota del periódico Escambray, el titular del sector explicó “que la estadística para el sacrificio” se toma terminado el año.

Refirió que “en mayo se analizará el resultado que tuvieron los productores en la actividad vacuna y el crecimiento de la masa durante el 2020”.

Una vez realizado este proceso, “los que reporten cumplimientos serán autorizados a matar y comercializar la carne de res”.

VENDER CARNE DE RES EN CUBA

De momento, este tema había quedado claro cuando a mediados del mes se anunció la “buena nueva” de que se podía vender carne de res en Cuba, siempre que no decreciera la masa ganadera.

De esta manera lo expresó el Ministro en Sancti Spíritus:

“El productor cubano puede matar un animal cuando crece en tres; si aumenta en seis cabezas mata dos, si crece en nueve mata tres, y así sucesivamente”. 

Pérez Brito señaló que para poder hacerlo se necesita ser “propietario de animal con tierra, actualizar el control pecuario, alimentar el ganado, darle agua, preocuparse por la reproducción, cuidar el rebaño y que crezca”.

“Entonces se puede matar y comercializar la carne de res”, dijo para concluir la idea.

Al referirse al tema de las contrataciones, el Ministro animó a olvidarse del “compromiso productivo”.

Expresó la necesidad de “contratar directo con el productor; por eso ahora sí el contrato vale, es la base de esta transformación, porque hoy las condiciones son otras”.

Sobre las condiciones de trabajo de los productores cubanos afirmó: “se trabaja a pecho, no hay recursos, pero tenemos tierra, agua y Revolución; echa la producción pa’lante, y firmamos”.

En esencia, respecto a la apertura de venta de surtidos lácteos y cárnicos en Cuba, Pérez Brito señaló “vamos a defender una política de comercialización altamente flexible, pero no un desorden”.

Dentro de las medidas inmediatas para potenciar la producción de alimentos en Cuba, se “autoriza a los productores agropecuarios, que cumplan los requisitos de calidad e inocuidad de los alimentos, a que comercialicen de forma directa carne de ganado menor en la red minorista en pesos y divisa”.

Un lector respondió a la publicación del medio alegando que este asunto “solo lo solucionarán con propiedad privada, economía de mercado y un campesinado con autentica libertad de acción y decisión”.

Asimismo añadió que “en las sociedades más exitosas en agricultura y ganadería, los campesinos deciden, actúan y son responsables de su éxito y su fracaso sin la intervención del estado, sin reuniones, seminarios”.

 

Source link