18/07/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

Con su rumba cubana, Okuté sería un bálsamo en la pandemia

La cita fue precisamente en la casa de Tata, al fondo de un pasillo en su natal Párraga, con sus vecinos curioseando, sus calles a medio asfaltar y sus viviendas de techos bajos bañadas por el intenso sol tropical.

Los ocho temas del disco fueron grabados en los Estudios Egrem de Cuba en febrero de 2020 y son en su mayoría recopilaciones de canciones populares del género, entre ellas “Caridad” y “Chichiribako”. También se incluyó “Devuélveme la voz” del propio Tata, un homenaje a un amigo fallecido llamado Manolo “Escaparate”.

Los arreglos corrieron a cargo de Tata, el pianista estadounidense Michael Eckroth y su compatriota, el músico y productor Jacob Plasse, bajo la firma del sello neoyorquino Chulo Récord.

“Conocí a Tata en los estudios Egrem en La Habana mientras grababa una canción para la Orquesta Akokán. Me quedé impresionado por el increíble cantante que era y su vasto conocimiento de las tradiciones folclóricas. Trajimos a los mejores rumberos de La Habana, que eran sus amigos, y así se formó Okuté”, explicó Plasse a la AP.

La apuesta de sacar adelante un disco de rumba en tiempos de reggaetón no dejó de ser un gesto audaz. “Creo que es parte del trabajo del artista empujar al público más allá de lo que podría estar familiarizado o con lo que se sienta cómodo”, comentó Plasse.

“Realmente no creo que haya habido un grupo como Okuté en mucho tiempo. Arsenio Rodríguez y el Grupo Folklórico (y Experimental) Nuevayorquino son sus primos espirituales”, agregó Plasse entusiasmado. “Okuté es valiente y conmovedor, pero increíblemente sofisticado musicalmente”.

El disco estará disponible en todas las plataformas digitales, así como en formatos de CD y vinilo, y se podrá adquirir en línea y en tiendas de música, explicaron los productores.

“Somos músicos de la calle, se les dice autodidactas, aprendimos mirando a los demás, como lo hacen las personas mayores”, dijo a la AP el percusionista Tamayo, a sus 32 años el más joven de la agrupación, mientras golpeaba sus tambores y hacía saltar su coleta de “grelos”.

“Un maestro me enseñó que la música de la rumba es muy viva. Él decía que la madera (del tambor) sale del árbol y el árbol es vivo; el cuero es de un animal, es un ser vivo también… Las manos con las que tocamos son de personas vivas”, indicó Tamayo.

Lleno de la espiritualidad sincrética de Cuba, el álbum, dijeron casi al unísono los músicos entrevistados, será una medicina apropiada para todos, incluso los no cubanos, para curar la tristeza en los tiempos del COVID-19.

_____

Andrea Rodríguez en Twitter: www.twitter.com/ARodriguezAP.

Source link