02/08/2021

Patria y Vida

Noticias de Cuba y el mundo.

Comunicadores detenidos en Cuba tras levantamiento popular

Más de ocho mil profesionales cubanos de la salud radicados en Estados Unidos han manifestado disposición a prestar sus servicios de manera voluntaria en Cuba en momentos que la pandemia de Covid-19 registra su pico más alto en la isla, informó la organización no gubernamental Solidaridad Sin Fronteras.

El presidente de esa entidad, el doctor Julio Cesar Alfonso, dijo en rueda de prensa que el colectivo incluye a médicos, dentistas y personal técnico como parte de un plan para acopiar ofrecimientos de distintas compañías del sector de la salud que están dispuestos a hacer grandes donaciones para el pueblo de Cuba.

“Hasta ahora suman 8.300 profesionales, más de 4 mil son especialistas, 1.200 dentistas, 3.038 personal de enfermería y 1.500 técnicos de la salud. Estos son los recursos que cuenta nuestra organización para poner a disposición del pueblo de Cuba”, dijo el galeno.

La brigada llevaría equipos y medicamentos de última generación y todo el equipamiento para reforzar el sistema de salud en la Mayior de las Antillas. “Un sistema de salud que está totalmente colapsado”, dijo Alfonso.

Solidaridad Sin Fronteras ha habilitado una sección en su página electrónica para que personas e instituciones presenten sus posibles aportes ya sea en metálico o suministros médicos para el pueblo cubano, en caso de que La Habana permita el ingreso del referido donativo.

“Apelamos a la Organización Mundial de la Salud, a la Organización Panamericana de la Salud, la Cruz Roja Internacional e instituciones religiosas a fin de que intervengan ante el régimen y permita que se establezca un canal de asistencia humanitaria supervisado por autoridades internacionales sanitarias”, comentó Alfonso.

El también doctor en medicina Alfredo Melgar, miembro fundador de Solidaridad Sin Fronteras, dijo a Radio Televisión Martí que aunque Cuba suele rechazar asistencia o simplemente no la solicita, esta gestión devela la disposición de médicos, enfermeras y técnicos de la salud cubanos en EEUU de asistir a sus coterráneos en la isla.

“La crisis sanitaria ha tocado fondo y el régimen no ha respondido. No busca apoyo de organizaciones internacionales para que manden equipos médicos, medicinas o incluso vacunas reconocidas. Sin embargo, no tengo esperanzas de que vaya a aceptar la ayuda que estamos ofreciendo. En el pasado se ha intentado mediante la Cruz Roja Internacional y la respuesta ha sido que no pueden intervenir de manera independiente en el caso de Cuba que solo lo hacen en casos de catástrofes. Por tanto, La Habana va a poner a la población contra la pared”, remarcó el facultativo.

El Ministerio cubano de Relaciones Exteriores aseguró que no es necesario abrir un corredor de ayuda humanitaria por la crisis sanitaria que vive el país en su peor ola de Covid-19, aunque reconoció que la situación es «muy compleja» e instó a donar desde el exterior a través de los canales oficiales.

“Algunos de manera intencionada y manipulada aducen a la necesidad de implementación de corredores humanitarios, de intervención humanitaria», declaró en una rueda de prensa en La Habana el director general de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior, Ernesto Soberón.

En diciembre pasado, la organización Cuba Decide denunció en Miami que el gobierno de Díaz-Canel decomisó un donativo de víveres y ropa enviada desde Miami para unas 15 mil familias cubanas tramitada mediante una iglesia estadounidense.

“Con gran pena me veo obligado a hacer esta declaración pública para hacerle saber a todos que las autoridades de Cuba han confiscado la totalidad de las donaciones”, afirmó entonces ante la prensa el pastor Mardoqueo Jiménez, de la iglesia Hispania Bible Church, tras meses de conversaciones tras bambalinas con el Gobierno cubano para que liberara la ayuda retenida en el puerto del Mariel.

Cuba decidió no acogerse al programa COVAX, una iniciativa impulsada por la Organización Mundial de la Salud que entrega vacunas a bajo costo o gratuitas a países de bajos recursos-. 36 naciones se han beneficiado ya de este programa.

“No hemos hecho ninguna gestión o contactado con autoridades cubanas, insistimos en logar la intervención de las organizaciones internacionales”, indicó Alfonso.

Source link